Lomografia: Smena 8m
  • Save

Una Belleza Rusa de los 70´s

  • Save

Cuando me decidí a entrar en esto de la lomografía no sabía qué aparato sería el mas adecuado para ese primer contacto con dicho arte. Tras navegar durante meses por Internet buscando qué sería lo mejor, un antiguo foro me dio la respuesta: muchos de los sabios que allí se encontraban recomendaban la Lomo Smena 8m como una de las mejores cámaras para comenzar, aunque fuese una cámara totalmente manual. Yo les hice caso, y no me arrepentí. Rápidamente conseguí una de segunda mano por un precio muy barato que era lo que quería. Prefería gastarme poco en un primer momento porque nunca se sabe. ¿Y si esto finalmente no me hubiese gustado?

Cuando llegó el paquete quedé maravillado con su manufactura, plástico de buena calidad, con su objetivo de metal con un montón de dibujos y números, esa chapa con las letras en cirílico y la funda de cuero tan vintage.

Rápidamente la cargué con un carrete de 35mm que tenía por casa de cuándo no éramos entes digitales y me dispuse a jugar con ella. Tanto número y dibujo en el objetivo me tenían confuso por lo que el primer carrete fue simplemente de contacto, no sabía muy bien qué hacía, pero bueno, así es la lomografía.

Poco a poco fui entendiendo qué era todo aquello. Entendí que las velocidades de obturación y los dibujos de sol y nubes estaban relacionados: tiene desde posición B hasta 1/250. Entendí que los dibujos del lateral me indicaban el foco: desde menos de 1 metro (60 centímetros aproximadamente) hasta el infinito y, con el tiempo, entendí que el diafragma también se podía controlar con la ruedecita negra que rodea la lente, aunque si bien, al menos en mi caso, la ruedecita es algo difícil y ofrece resistencia al ser girada. Junto al objetivo también se encuentra el propio obturador, una palanca que se acciona y que permite realizar tantas exposiciones como el negativo nos permita.

Además cuenta con conexión PC de Flash, esto quiere decir que se necesita un flash especial o un adaptador universal. También cuenta con conexión a disparador remoto. Vamos muy completa, una pequeña joya como ya les había dicho.

Las imágenes que toma delatan su estilo. Todas parecen sacadas de álbumes antiguos, el grano es bastante pronunciado, aunque el viñeteado es algo tímido y aparece más en diapositiva que en negativo (al menos según mi experiencia, nada científicamente probado).

Así que invito a todos aquellos que aún dudan sobre si entrar o no entrar en esto de la lomografía y a aquellos que ya están inmersos en este mundo a conseguir una de estas cámaras rusas.

Les aseguro que no los decepcionara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap