Los Cristeros
  • Save

Los Cristeros: Corrido de la Convención

  • Save

Narra la visita del presidente Plutarco Elías Calles en Abril de 1925 a la ciudad de Jerez, Zacatecas. Este corrido relata la recepción festiva que le fue dada por los oficiales y los ciudadanos del pueblo, expresando una posición enteramente a favor del gobierno. La propuesta esta dirigida a mostrar a Calles en de una manera positiva, no como un duro líder autoritario, sino como un presidente benévolo y de buena naturaleza quien quiere lo mejor para su país. La imagen contrasta abruptamente con la imagen histórica de calles quien cerró iglesias y conventos, deporto a padres extranjeros y sentencio a clérigos a varios años de prisión por criticar al gobierno. Por acciones como estas, continuamente se cree que el fue el responsable de provocar la Rebelión Cristera.

En las líneas de los corridos de la rebelión cristera, Alicia Olivera de Bonfil ofrece una explicación del tono festivo de este corrido, así como la caracterización carismática de Calles. Ella cuenta que aunque Jerez esta situado en una región cristera muy fuerte, la gente de este pueblo no participo en el conflicto armado. Pero en este caso el buen humor de Calles es tan exagerado en este corrido que es difícil escucharlo más que como una propaganda.

El corrido empieza al momento que los Jerezanos saben que el presidente vendrá, la escena entonces se cambia la presidente en la ciudad de México mientras se prepara para el viaje, y luego la narración se regresa hacia Jerez donde la gente esta lista y espera la llegada de su digno invitado.

Cuando Calles llega, el corrido describe una multitud entusiasta, un desfile en la ciudad con listones y flores. Es ahí cuando el presidente se dirige al multitud que tiene el retrato idealizado de el. Y el pregunta porque han cerrado su templo: «-¿para qué cierran su templo? sigan con su religión.» y luego continua diciéndoles que no ha venido a quitarles sus creencias y que el apoya a todas las creencias, desde el catolicismo hasta los masones y que cada persona debe creer lo que desee: «cada cual crea en lo que quiera, hay distintos corazones.» Luego hace referencia a la reforma agraria cuando dice: «hay que cultivar la tierra, que trabaje todo el mundo.» En esta manera el dice que evitaran un brote de guerra. Hay un evento más que ocurre en este corrido, el cual muestra aun más a Calles como una persona de buena naturaleza. Después de dar su discurso, y que se callo un tablado del escenario, el presidente en lugar de enfurecerse o indignarse, ríe y ríe una vez mas demostrando su persona muy humana y sin amenazas.

El corrido de la Convención

Manuel Valdéz, voz y guitarra. Instituto de los corridos de Zacatecas y Altos de Jalisco, Corridos de la Rebelión Cristera, Irene Vázquez Valle y José de Santiago Silva. México, 1986.

De México a Zacatecas
Pusieron un telegrama,
Porque venía el Presidente
A la ciudad jerezana.

Unos decían que no viene
Otros decían que venía;
Él dijo te felicito
Hermosa ciudad García.

Adiós Lucita,
Dáme tu mano,
Me voy muy agradecido
De este pueblo jerezano.

El Presidente les dijo
En la mera capital:
-Prepárese un maquinista,
Póngase un tren especial.

En Zacatecas tomaron
Camiones con alegría,
Cuando menos acordaron
Ya habían llegado a García.

Adiós Lucita, etc.

Mucha gente lo aguardaba,
Llegó a las once del día;
Muchos millares de a pie
Y otros de caballería

Repicaban las campanas
Cuando entró a la población,
Todo era gusto y contento
Y alegría del corazón.

Adiós Lucita, etc.

Toditos los jerezanos
Le obsequiaron mil honores,
Regaron muy bien sus patios
Con muy exquisitas flores.

Toditos los jerezanos
Le obsequiaron mil honores,
Con una lluvia elegante
De serpentinas y flores.

El coche más elegante
Brillaba cual mil estrellas,
Donde venía el Presidente
Y algunas jóvenes bellas.

Adiós Lucita, etc.

El Presidente les dijo,
Les dijo con atención:
-¿Para qué cierran su templo?
Sigan con su religión.

-No vengo quitando creencias,
Católicos ni masones,
Cada cual crea en lo que quiera,
Hay distintos corazones.

-Una cosa sí les digo:
Que hay que cultivar la tierra,
Que trabaje todo mundo,
Ya nunca tendremos guerra.

Adiós Lucita, etc.

Le hicieron un buen rodeo
Poblado de hermoso cielo,
Cuando se cayó el tablado
Y ¡abajo todos al suelo!

Se levantó el Presidente,
Risa y risa sin cesar,
Ensíllenme un buen caballo
Mejor me voy a colear.

Adiós Lucita, etc.

Adiós pueblo jerezano
Me despido de mi parte,
Adiós su jardín florido,
También don Manuel Rodarte

De toditos me despido
Con todo mi corazón;
Aquí da fin el corrido
De la activa convención.

Adiós Lucita,
Dáme tu mano,
Me voy muy agradecido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
Copy link
Powered by Social Snap